Coleccionar arte, mucho más que una inversión

 

Lo más importante y satisfactorio de coleccionar arte no es tan solo el hecho de poseer obras exclusivas, sino las vivencias que esto implica. Visitar exposiciones y enamorarte de una pieza singular, conocer a su autor, asistir a museos o ferias de arte, aprender, desarrollar la capacidad de crítica, compartir tus gustos o intereses, …son experiencias en primera persona que abren puertas a la comprensión del mundo contemporáneo y que contribuyen a que el arte siga vivo.

 

Consumir arte es una inversión, pero, más allá de lo puramente económico, que está sujeto a diferentes variables propias del mercado, sobretodo es una pasión. No es mejor coleccionista el que más recursos económicos dedique a ello, sino el que lo viva con más pasión. Coleccionar arte no es tanto un fin como un camino. Un recorrido vital que discurre paralelo al de los artistas, al de los críticos de arte, al de los galeristas, al de todos aquellos que trabajan a diario para que la creación artística contribuya a transmitir nuevas formas de entender el mundo y a crear una sociedad más sensible, más culta, más tolerante, más feliz. Sin duda, una colección de arte supone un activo económico, una valor que puede revalorizarse, pero también la preservación de una parte de nuestra historia para las generaciones venideras. 

 

METRO te ofrece un servicio de CONSULTORÍA para ayudarte a tomar decisiones o a gestionar tu colección, y te invita a formar parte del CLUB METRO para que coleccionar arte sea muy fácil.

 
 

 
 
SubMenú Servicios:

Coleccionismo:
:. Consultoría
:. Club Metro