GUILLERMO SIMÓN

 

CON EL MAR EN LA MIRADA

 

HASTA EL 28 DE FEBRERO DE 2019

 

Un total de doce obras componen la primera muestra individual del artista Guillermo Simón (Villaviciosa, Asturias,1968) en la Galería Metro de Santiago de Compostela. Óleos sobre aluminio que se agrupan bajo el título CON El MAR EN LA MIRADA y que son una continuación a la serie Latidos de mar de su reciente exposición en Palma de Mallorca.

El mar, la mirada, el silencio y la contemplación son el eje que vertebra esta nueva serie donde se fusiona lava pictórica, acantilado, agua, desprendimiento, caída y precipitación. Una especie de abismo sobre la piel del agua, donde el tiempo fluye como el mar y en el mar todo se diluye.

En la pintura de Guillermo Simón hay un mayor interés por la evocación que por la representación, hay siempre una invitación a la memoria del espectador para que cada uno pueda extraer interpretaciones diferentes. Esta colección está inspirada en los acantilados de la costa asturiana, donde los accidentes geográficos y geológicos no son mas que su apariencia, donde el interés reside en el alma del paisaje. 

La observación de los acantilados se traduce en una geología abstracta protagonizada por la  mancha, la luz, la sombra y el claroscuro, en una especie de energía licuada. De alguna manera estas pinturas evocan los misterios de las fuerzas indomables de la naturaleza y son testigo pictórico y expresivo de todo aquello que no se puede expresar con otros medios: el correr del aire, el ondular del mar, el temporal que impulsa el embate de las olas contra el acantilado, la tensión entre lo que surge y aparece de nuevo. Sin embargo el verdadero motivo de la pintura de Guillermo Simón no es el mar y los acantilados de su Cantábrico vital, sino la propia pintura. Todo lo demás, son disfraces que justifican el lenguaje propio de la pintura, que es autónomo e independiente. “Mis pinturas son una metáfora de la fugacidad, del estallido de una ola, de lo imprevisible, de la importancia del azar en la pintura y en la existencia, de lo irrepetible de cada instante”, explica el artista.

Guillermo Simón se licenció en 1991 en la Facultad de Bellas Artes de Bilbao, ampliando después sus estudios en la Ecole Nationale Superieure des Beaux Arts de Paris. Tiene en su haber numerosas exposiciones en reconocidas galerías de arte y museos, tanto a nivel nacional como internacional, y ha sido galardonado con importantes premios de pintura.